ornella vilaro

martes, 17 de mayo de 2011

POLICÍA


                                                 POLICÍA

    Desde   hace  diez  años  en   la   ciudad  de  San  Marcos,  capital  departamental,  se  creo  una  policía  paralela,  la  cual   tiene  la   función  de  controlar   el  trabajo  de  la  fuerzas  tradicionales.  El  procedimiento  es  sencillos  mientras  los   detectives  realizan  su   trabajo  de  investigación  en  cualquier  lugar  del  crimen  la  policía  científica,  autodenominada  así  para  diferenciarse  de  lo  forenses,  realizan   la   toma    de  diversas  muestras.  Muestras  utilizadas   para realizar  diversos  estudios  sobre  la  delincuencia,  también  conocida  como  terrorismo  urbano.  Los   estudios  son  tanto  teóricos  como   prácticos,  incluso  se  han  recibido  denuncias  de  estudios  químicos  realizados  sobre  delincuentes.  Estas  denuncias  siempre  fueron  desestimadas   por  falta  de  pruebas,  a pesar   del  aumento  de  presos  lobotomizados.  En  un  principio  muchas  organizaciones de  lo  derechos  humanos  se  opusieron  a  la  creación  de  esta  policía  paralela,  pero  la  estadísticas  de  la  delincuencia  aumentaban  con  tal  velocidad  que  muchos  abandonaron  la  lucha  y  enfocaron  sus  esfuerzos  en  otros  temas.  Temas  que  no  molestaban  a  los  intereses  monetarios  implicados  en  la   nueva  fuerza  investigadora.  A  lo  largo  de  los  años  la  policía  científica  a  ido  ganando  territorio  en  la  escena  del  crimen,  paso  de  ser  un  anexo  para  corregir  errores  investigativos  a  ser  un  unidad  completamente  independiente  que  nisiquera  responde  a  los  mandos  convencionales,  solo  lo  hacen  ante  Adolfo  Blump  su  padre  creador.                      

  Alberto  Carasso,  tiene  cerca  de  veinte  años  en  las  fuerza,  siete  como   inspector.  Siete  años  en  los  cuales  nunca  ha  podido  hacer  otra  cosa  que  levantar  informe,  sobre  los  restos  que  dejan  la  policía  científica.  No  retiran  nada  de  la  escena  del  crimen,  solo  toman  muestras,  pero  todo  aquello  que  no  pueden  retirar  se  encargan  de  destrozarlo y  adulterarlo  para  no  dejarle  margen  de  acción  a  la  policía.  Alberto,  los  ve  rodeando  el  cuerpo  como  lobos  hambrientos,  se  siente  ridículo  esperando  del  otro  lado  de  la  cinta.  Pues  como  el   comisario  Sandor  es  amigo  personal  de  Adolfo  Blump  le  da  prioridad  a  los  investigadores  de  este  ultimo.   El  inspector  sonríe  de  soslayo  al  pensar,  que  ellos   como  fuerza  de  la  ley   no  pueden  intervenir  por  que  la  ley  se  los  impide.

  -¿Y,  qué  le  párese?-  dice  un  voz  conocida  detrás  de  Carasso.

  Carasso  sobresaltado  mira  a  un  costado,   descubriendo  a  su   compañero  quien   se  había  acercado  sin  que  él  notase.  Acomodándose   el  saco  Carasso  vuelve  a  mirar  hacia  el  cuerpo,  recién  despejado  por  los  investigadores.- Me  párese  que  va  ha  pasar  lo mismo  de  siempre,  esto  destrozan  toda  la  escena,  nosotros  no  sabremos  quien es  el   finado,   lo  terminaremos  clasificando  como  un  NN.  Ellos   pasaran  un  informe,  diciendo  que  fue  un  desorden  compulsivo  provocado  por  valla  uno   a  saber  que  químico.   Caso  cerrado.  Nosotros  seguimos  sin  servir  para  nada  y  volvemos  a  nuestras   patéticas   casas,   con  nuestros  miserables  sueldos.

  -Es  neuronal  genético  en  el  lóbulo  frontal  derecho-.  Corrige  Oscard,  compañero  de  Carasso

  -¿Qué?-.  Pregunta  Carasso

  -Que  es  un   desorden  neuronal  genético  en  el  lóbulo  frontal  derecho-. Repite  Oscard  señalándose  la   frente  con  el  dedo  índice.

  -Bha, donde  fuere   que  fuese.


  Los  minutos  pasan  con  lentitud,  los  siniestros  hombres  de  la  policía  científica  trabajan  sin  detenerse  tomando  muestras  de  cabello  sangre  y  demás.  Los  dos  inspectores  miran  del   otro  lado  de  la  cinta.  Parecen  una  versión  oscura  y  melancólica  del  gordo  y  el  flaco.  Pues  Carasso  es  un  hombre  de  contextura  grande,  con  un  prominente  estomago  criado  por  años  de  mala  alimentación,  unos  pocos  cabellos  negros  y  una  barba  de  tres  días  que  párese  una  con  su  cabeza  en  marcan  en  su  rostro  redondo.  Oscard  por  otra  parte  es  la  antitesis  de  su  compañero,  de  baja  estatura,  rostro  delgado   algo  alargado,   cabello  rubio  abundante.  Oscard  se  impacienta  y  llama  con  un  gesto  al  encargado  del  operativo,  un  petiso  feo  y  chueco,  esté  se  acerca  con  una  sonrisa  falsa  sin  pasar  la  cinta  se  pone  al   lado  de  los  inspectores.  Oscard  le  dice   algo  en  oído  que  Carasso  no  puede  oír,  pero   al  petulante  científico  le  borra  la  sonrisa.-Aun  así  deberán   esperar  señores-.  Le  replica  a  Oscard,  en  voz  alta  par que  todos  lo  oigan,  luego  se  aleja.  Oscard  sonríe  a  placer.

  -¿Qué  le   dijiste?-.  Pregunta  intrigado  Carasso.

  -Nada,  nada.

  -Vamos,  hombre. ¿Qué  les  dijiste?-.  Insiste  Carasso  a  Oscard.

  -Que  se  apurasen  porque    hace  un  año,  que  no   tienes  relaciones  sexuales  y  los  guardapolvos  blancos,  que  visten,  te  excitan.

  -¿Qué  les  dijiste  qué?

  -Si,  le  dije  eso  y  este  idiota  me  dice  que  esperemos  lo  mismo.  Me  párese  que  le  gustas  Alberto.

  -Ese  enano  deforme.  Si  algún  momento  de    vida  me  hago  homosexual  espero  tener  mejor  gusto,  que  eso-.  Ambos  ríen  a  carcajadas,  para  sorpresa  de  los  presentes  en  el  techo,  especialmente  el  petizo.

  Cuarenta  minutos  transcurren  antes  de  que  la  policía  científica  abandone  la   terraza,  dejando  ingresar  a  los inspectores.  Oscard  es  el  primero  en  acercarse  al  cadáver,   sin  mirar  a  Alberto   comienza  a  citar  las  características  del  finado.  Unos  pasos  más  atrás  Alberto  toma  nota.

  -Sexo  masculino,   caucásico,  un  metro  sesenta,  entre  catorce  y  quince  años,  difícil  de  precisar.  Muestra  signos  de  delgadez  extrema,  creo   que  es desnutrición,  no  se,   los   informes  del  forense  y  la  policía  científica,  lo  aclararan.  Causa  aparente  de  la  muerte  muestra  barias  heridas  de  balas.  Según  declaración  de  los  policías  intervinientes  se  dispararon  tres  veces  para  inhabilitarlo.  Hay  cuatro   orificios.  Uno  en  la  rodilla, dos  en  el   tronco, uno  en  la  cabeza.  Muestra  señas  de  haber  recibido  golpes.  Extraño.

 -¿Qué?-.  Pregunta  Carasso.

 -Los  golpes  fueron  propinados  por  nuestros  compañeros,  en  un  intento  de   detener  al  delincuente,   cuando  este  continuo  queriendo  escaparse  a pesar  de  los  disparos  recibidos.  Sinembargo  un  de  los  tiros  le  pego  en  la  cabeza.  Nadie  se  puede  levantar  con  los  sesos  esparcidos  por  ahí.

  Carasso  camina  alrededor  del   cuerpo  mirándolo   con  atención,  luego  de  unos  momentos  habla.- A  de  ser  por  su  cabeza  dura.  El  balazo  no  tiene  orificio  de  salida  y  cualquier  arma  reglamentaria  le  tendría  que  haber  arrancado  medio  casco.

  -Es  mas  el  agujero  de  ingreso   es  demasiado  pequeño,  pero  profundo-.  Dice  Oscard  mientras  mira  de  cerca  la  frente  del  joven.

  -Eso  quiere  decir,  que  alguien  más  le  disparo.  Pero  nadie  subió  después  de  los  uniformados  y  antes  de  los  científicos.

  -¿Seguro?.  La  única  guardia  que  quedo  fueron  dos  policías  en  la  puerta  de  calle-.  Analiza  Oscard.

  -Pero  quien  podría  haber  sido,  después de todo  no  es  mas  que  un  adicto  que  robo  unos  medicamentos  de  un  deposito-.  Carasso  se  detiene  y  comienza  buscar  por  todos  lados.- ¿Y,  los  medicamentos?.  No   están-.  Pregunta  a  su  compañero,  esté  lo  mira  con  sorpresa.     
     
 Autor: Nicolás  Federico  Esteban  Vilaró-Tronfi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada