ornella vilaro

sábado, 13 de diciembre de 2014

Thompson

  Lleva  un sombrero   marrón,  traje  azul  oscuro,  corbata  rojo   punzo;  la  vestimenta  no   combina,  el  buen  gusto  no   es   un   requerimiento   para  su  trabajo.  Gatilla  su  Thompson   la  apoya  contra  su  antebrazo.   Se  sostiene  el  marco   de  la  puerta   y   lleno   de   furia  la   patea.  no   muestra  la  placa,   eso  fue  hace  mucho  tiempo.   Antes  de  volverse  un  asalariado  de  la   mafia. La  Thompson  escupe  fuego,   antes  de  que  la  puerta  termine  de  abrirse.  del  otro  lado   de  la   puerta,   está   él  vestido   de  blanco  una  pronunciada  cicatriz  recorre  su  rostro,  marcándole  un surco  en  la  mejilla  derecha.  Ninguna   bala  lo  ha  tocado  siquiera  a  sufrido  el mas  mínimo   roce,  sostiene  un  humeante  revolver  entre  sus  dedos.   El  dueño  de  la  Thompson  es  detenido  en  seco,   una  gota  de  sangre  brota   desde  su   cabeza,  como  si  fuese  una  lágrima,  recorre  su  mejilla  derecha.  Hoy  no  es  tiempo  de  morir  para  Al.

fin.               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada