ornella vilaro

sábado, 29 de noviembre de 2014

Allí

   Hace  seis  años   que  este  hombre  vive  debajo  del   puente. Ha   sufrido   penurias  de  todo  índole. Cuando  recién  se  instalaba  unos   pandilleros,  chicos  que  seguramente   jamas  sufrieron   la   traición  de  la  vida,  le  incendiaron  los  colchones  él  sufrió  quemaduras  muy  graves.  No  recuerda  cómo,  pero  termino  en  el  hospital siendo   curado  por  una  joven  y  simpática  enfermera,  quien  lee  curo  y  le  dio   unas  pastillas  que  le  hacían  olvidar  el   dolor.  Estúpidamente  quiso  creer  que  también  servían  para  olvidar  los  dolores  del  corazón. Una  tras  otra   se  fueron  sucediendo   a  su  boca  las  píldoras   mágicas,  tardo  cuatro   días  en  encontrar  el  puente  donde  se  encontraba  instalado.  En  un  estado   de  gracia  casi  supremo  se  sentía  feliz  y  completo,  hablaba  abiertamente  con  las  personas, aun  hoy  se  pregunta  cuáles  eran  reales.

  No  todo  ha  sido   malo  debajo  del  puente,  si  allí  conoció  a  la  vieja   Nelida  una  mujer  con  todas  las  letras.  Capaz  de  beber  a  la par de  él,  alegre  durante  el  día  y  cariñosa  en  las  noches.  Nunca  lo   defraudo  ni  cuando  le   dijo  que  iba  a cartonear  y  que  no  sabia  si  volvía,  jamas  volvió.

  Recuerda  con  nostalgia  las  vivencias  debajo  del  puente,  pues  cada  vez  que  viene  la   policía  con los  bastones  cree  que  jamas  retornara  a  aquel  lugar  que  aprendió  a  llamar  hogar.

 Nunca   llegara  el  fin  para  hombres  y  mujeres  como él.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada