ornella vilaro

jueves, 17 de octubre de 2013

POR LA CALLE DEL COLONO…



                              



      POR  LA   CALLE  DEL   COLONO…

     ingreso   la  carreta  que  lo   llevaba  a  donde  seria  su  próximo  trabajo  y    encontraría  su  casa,  según  le  habían  prometido.   Si,  al  fin  después  de  tantos  años  iba  a  tener  su  casa  propia.  Cuando  le  mandaron  el  telegrama   confirmatorio que   permitía  participar  como  maestro   de  música  en  la  escuela  del   pueblo.  El   telegrama  estaba  firmado   por  un  tal  Agustín  Garzón,  había   leído  en  la  ciudad   algo   de  este  hombre,  según  su  opinión    personal  un  quijote  sin  mas,  pues  hacia    unos  cuantos   años   decidió  abandonar  un  prospero  comercio  en  el  centro  para  dedicar  todo  su  tiempo  y  fortuna  en  un  emprendimiento  desarrollista.  Tiene  un  bolsito  en  el  que  lleva  sus  libros,  aun  costado  casi  como   si  fuese  un  segundo  pasajero  se  allá  su  guitarra, entre  su  manos  lleva  un  ejemplar  del  Progreso,  lo   retuerce  nerviosamente  una  y  otra  vez.  El  coche  en  el  que  lo   lleva  es  uno  de  los  pocos  que  hay  con  techo   de  madera,  cerrado  con  apenas  unas  pequeñas  ventanas  con  cortinas  que  al   estar  desplegadas  sobre  las   aberturas  propone  un  aislamiento   casi  total  del  entorno.  Intrigado  por  su  ruta  el   maestro  de  música  corre  una  de  las  polvorientas  cortinitas  para  mirar  hacia  fuera,  se  reclina  hacia  delante  intentando  llegar  a  la  pequeña  apertura.  Cuando  el   carro  hace  un  terrible  ruido   acompañado  con  un  movimiento   brusco   el  cual   lo  empuja   haciendo   que  se    un  terrible  golpe  en  la  cabeza  con  el   marco  de  la  ventana. 

  Corría  el  año  1880,  se  curso  una  invitación  publica  manifestando  una  propuesta  de  trabajo  para  un  nuevo   maestro   de  música,  desde  Córdoba  dio   respuesta  afirmativa  Julio  Cevallos,  profesor  recibido  en  teoría  y  solfeo,  curso  sus  estudios  en  el   conservatorio   de   Buenos  Aires. En  su  ansia  de  progreso,  la  necesidad  vivir  de  su  carrera  lo  llevo  a  emigrar  hacia  Córdoba.  Lamentablemente  la  suerte  no   le  sonrió desde  entonces  a  estado   tocando  la  guitarra  en  romerías  y  bailes.  La  invitación  a  formar  las  pequeñas   mentes  de  los   niños  del  pueblo   San  Vicente,  le  callo  como   un  bálsamo.  Así  fue  que,  Julio,  sin  dudarlo  dos  veces   respondió  el   telegrama  concertando  una  sita  para   la  próxima  semana  con  el  firmante.  Al   recibir  un  nuevo  mensaje,   Julio,  ya  tenia  sus  pocas  cosas  empacadas.   Por  las  molestias  recibió  un  adelanto  en  efectivo,  lo  cual  le  permito  cancelar  su  deuda  en  la  pensión  donde  se  alojaba.   Le  fue  bastante  difícil  conseguir  un  coche  en  la plaza  que  se  animase  a ir  al  pueblo.   Si  bien  San  Vicente  ya  no  tenia    la  fama, de  que  gozaba  en  sus   primeros  años.  Los  cocheros  habían  adoptado  la  costumbre  de  cuidarse  al  andar  por  esos  rumbos.  Un  viejo  cochero  que  manifestaba  ser  del   pueblo  acepto  llevarlo.  Apresurado   y  lleno  de  ilusión  por  abandonar   la  vida  nocturna,  cargo   su  valija  la   cual  era  de  gran  tamaño   pero  en  su  interior  apenas  si tenia  unas  pocas  prendas  y  algunos   libros.   Una  vez  que  la  hubo   colocado   sobre  el   techo,  entro  al  coche   con  la  guitarra  en  mano  y  se  sentó  a  leer  un  ejemplar  del  Progreso  diario  que  con  el  paso  de  los  años  se  convirtió  en  la  Biblia  para  todo  habitante  de  Córdoba.   En  su  interior  se  encontraba  un  articulo  referente  a  pueblo  San  Vicente,   el  cual  rezaba:

  “… Pueblo  San  Vicente,  se  consolidado  no  solo  como   un  pueblo  de  obreros  aficionados  a  desnucar  reses  en  el  matadero  local  o   de  quinteros  que  con  sus  frutas  de  alta  calidad  abastecen  nuestra  ciudad,  sino  que  con  el   tiempo  a  llegado  a  considerarse  un  encantador  lugar  de  veraneo,   donde  un  cierto  números  de  personas  de  posición  acomodada  han  emplazado  sus  viviendas  veraniegas.  Así  es  como  el   trajín  diario  de  los  habitantes  estables  del  pueblo  no   llegan  a  entorpecer  nunca  el   descanso  de  las  clases  pudientes  de  nuestra  ilustre  ciudad.”

  Por  otro  lado  la   nota  concluía  con  una  frase  que  pretendía  englobar  el  pensamiento  del   fundador  y  el   espíritu  desarrollista  del   pueblo.

  “Don  Agustín  Garzón,  manifestó  a  nuestro  medio; no  descansare  hasta  que  no  ve  en  San  Vicente  una  iglesia,  una  escuela   y  tranway  que  una  este  pueblo  con  la  ciudad.”

  Julio  Cevallos,  no  comprendía  el  por  que  al  existir  esta   nota  en  un  prestigioso  medio,  la   gente  se  mostraba  tan  reacia  a  ir  al   pueblo  en  cuestión. Ahora  luego  del  golpe  en  la  cabeza  recibido   después  del  brusco  detener  de  su  marcha,   estaba  listo   para  comenzar  a  entender  el   por  que  de  ciertas  cosas.  Consternado  se  soba  la  sien  intentando  aliviar  el  dolor  de  su  cabeza.  Medio  aturdido  siguió  con  la  idea  inicial   de  mirar  hacia  fuera,  asomo   su  cabeza  para  aspirar  un  olor   nauseabundo,  que  emanaba  de  un  enorme  charco  lodoso,  el   cual   se  asemejaba  demasiado  a  una  laguna.  El  bao   lo  devolvió  al  interior  del  vehiculo. 

  -¿Qué  pasa?-.Pregunto  Julio  Cevallos  desde  el  interior  del  coche.

  -Es  la  acequia  señor,  que  otra  vez  desbordo.  Vamos  a  estar  un  rato  hasta  que  pueda  desatorar  las  ruedas,  los  caballos  no  hacen  buen  pie  y  les  cuesta  hacer  fuerza.

  -Olvídelo,  falta  mucho  para  que  lleguemos  a  la  escuela.

  -Bastante.  Pero  caminando  capaz  que  llegaría  antes  de  que  yo  destrabara  este  carro.  Aunque  no   le  recomendaría  bajar  de…

  ¡SPLASHH!

  Las  palabras  del   cochero  fueron  interrumpidas  por  un  estruendoso  y  alborotado  chapoteo.  Dejo  de  azuzar  a  los  caballos  y  miro  sobre  su   hombro,  para  ver  a  Julio  Cevallos  debatirse  con  el  lodo  para  ponerse  en  pie.  Apenas  sonriendo   continuo  con  la  frase.-… bajar  del  coche.

 Luego  de  unos  minutos  en  los  cuales  el  barro  parecía  ganar  la  batalla,   Julio  Cevallos  apoyándose  en  el estribo  del  coche,  finalmente  pudo   ponerse  en  pie.  Mareado  y  cada  vez  mas  enojado  cruza  una  mirada  acusadora  con  el  cochero,  reprochándole  desde  el  no  advertirle  con  anterioridad  del  lodo,  hasta  el  no  impedirle  que  llegase  a  este  infierno  terrenal.  Intenta  poner  un  pie  en  el  estribo  para  poder  volver  al   interior  del  coche,  cuando  es  detenido  por  una  voz  de  mando.

  -No,  no   se  le  va  a  ocurrir  subir  a    coche  en  ese  estado   señor-.  Las  palabras  parecían  caer  como   acido  en  los  oídos  del  músico.-Saque  sus  cosas  y  continúe  a  pie.

  Arrastrando  los  pies  para  no  caer  retira  sus  cosas  del  interior  del  coche. Asiendo   un  esfuerzo  sobre  humano  por  contenerse,  le  solicito  amablemente  al  conductor  que  una  vez  salido  del  barrial   le  arrojase  la  valija.  No  hizo  falta  tales  peripecias,  para  recuperar  su  equipaje,  pues   al   estar  libre  de  su  peso  el  coche  salio   de  la  ciénaga  sin  mayores  dificultades.  El  cochero  bajo  la  valija,  del   flamante  profesor,  en  un  deje  de  piedad  el   cochero  le  dio  las  indicaciones  para  que  llegue  a  su  destino,  caminando  por  supuesto. 

  Resignado  y  chorreando   barro,  Julio  camino  por  entremedio  de   las  quintas  locales,  sorprendido   descubrió  que  los   chalet  de  veraneo  no  se  encontraban  tan  a  la  vista.  Finalmente  llego  a  la  calle  General  Roca,  solo   para  descubrir  las  vías  del   tranway,  el  cual  no  se  hallaba  todavía  en  activo.  Distraído  ante  la  prolijidad  de  los  cultivos  y  la belleza  de  los   frutales  en  flor,  no  vio  la  zanja  delante  de  él.  En  su  distracción  fue  a  dar  dentro  de  la  zanja,  curiosamente  los  bultos  quedaron  en el  borde  del  foso,  mientras  Julio  Cevallos  fue  a  caer  de  rodillas  en  el  interior  del  mismo. Gracias  a  esta  distracción  Julio  descubrió  el  lugar  donde  las  obras  de  lo  que  seria  el  ramal  del  flamante  “Colonia  San  Vicente”.  Justo  se  encontraban  trabajando  los  obreros  los  cuales  vieron,  el   accidente,  con  una  sonrisa  cómplice se  apresuraron  a  sacarlo   de  la  zanja.  Si  bien  los  obreros  mantuvieron  controlada  la  gracia  que  les  produjo,  los  niños  son  otra  cosa  y  lamentablemente  en  ese  momento  pasaba  una  mujer,   con  sus  dos  hijos  pequeños  los  cuales  no   tuvieron  miramientos  en  estallar  de  la  risa.  Mas  humillado,  mas  sucio  y  mas  adolorido,  Julio  agradeció  a  regañadientes  la  ayuda  brindada  tomo  sus  cosas,  disimulando  una  renguera  cada  vez  mas  acentuada  continuo  su  marcha.  Luego   de  alejarse  de  sus  espectadores,  dejo   de  disimular  sus  dolores,  cruzo  miradas  con  un  viejo  que  estaba  sentado  en  la  puerta  de  su  casa.

  -Oiga,  ¿qué  busca  aquí? ¿EH?-. Espantado,  por  la  brusquedad  del  anciano,  Julio  acelero   el  paso.  Detrás  de  él  quedo   el  anciano  gritándole. –Oiga,  no  se  vaya  venga  explíquese.

  Luego  de  largo  transitar  y  darse  con  rostros  hostiles,  al  fin  vio  una  cara  conocida,  aunque  no  mas  amable.  El  hombre  era  de  una  estatura  media,  vestía  un  traje  negro,  camisa  blanca  y  una  corbata  torcida  también  negra.  Su  rostro  era  alargado,  tenia  una  barba  canosa,  su  cabello  se  encontraba  en  franca  retirada  dejando   al  descubierto  una  incipiente  calva.  La  mirada  era  oscura  algo   apagada,  como  la  que  muestra  una  persona  triste,  un  hombre  que  a  perdido  mucho  en  su  vida.  Julio  sonrió  y  avanzo  hacia  el  hombre  con  la  mano extendida  a  modo  de  saludo.

  -¿Don  Agustín  Garzón?-. Inquirió  a  pesar  de  ya  saber  la  respuesta.

  -Así  es,  usted  es  el   nuevo  profesor  de  música ¿No?-.  Don  Agustín  Garzón  dejo  sus  manos  detrás  de  la  espalda,  desorbitando  los  ojos  señalo  el  barro  en  la  mano  de  Julio   Cevallos.

  Sintiéndose  incomodo  por  la  vergüenza,  restregó  su  mano   en  el  pantalón  y  volvió  a  extenderla.-Si  señor,  soy  yo  quisiera  agradecerle  la  posibilidad  que  usted  me  brinda  al  permitirme  desarrollar  mis  habilidades  educando.

  -Veo  que  la  buena  presencia  no   es  un  requerimiento  para  los  profesores  de  música.

  -Disculpe  mis  fachas  pero  sufrí  varios  accidentes  al  trasladarme  hasta  aquí.

  -No  pierda  cuidado, esta  casa  la  cedieron  por  unos  días,  la  familia  Alvear  para  que  usted  pueda  residir  en  ella  hasta  que  se  establezca  en  el  terreno  que  le  será  otorgado  como   parte  de  pago  por  sus  servicios-.  Al  oír  esto  a  Julio  se  le  ilumino  la  cara  de  felicidad,  haciendo   un  gran  esfuerzo  intento   mantener  un  gesto  profesional  en  su  rostro.-  Aun  así   no   quiero  adelantarle  nada,  por  favor  aséese  y  descanse  esta  noche.  Mañana  lo  paso  a  buscar  para  que  conozca  su   lugar  de   trabajo.

  Agustín  Garzón  abandono  el   lugar  caminando  sin   más.  Julio  Cevallos  lo  miro  perderse  en  el   ocaso,   de  ese  día  lunes.  Julio  apretó  las  llaves  de  la  vivienda  con  su  mano  derecha,  todavía  no   eran  la  de  su  casa  pero   así  las  sentía.  La  noche  transcurrió  sin  mayores  novedades,  al  menos  para  los  lugareños,  pues  para  un  hombre  acostumbrado  a  vivir  en  la  ciudad  de  Córdoba  los  ruidos  del   descampado  le  trajeron  imágenes  bastante  caóticas.

  La  mañana  llego,  recuperado  del   viaje  y   la  mala  noche,  camino  hacia  el  patio  trasero  de  la  vivienda.  Paso  por  una  hermosa  galería  la   cual  contaba  con  varias  especies  de  plantas  las  cuales  se  hallaban  ubicadas  para  que  durante  la  primavera  y  el  verano,  florezcan  creando  un  hermoso  túnel  de  colores.  Trastabillando  e  intentando  despertarse  trancito  por  la  galería,  casi  sin  mirarlo  tomo   un  balde   el  cual  se  encontraba  colgado  de  un  clavo empotrado  en  la  pared.  Camino  hasta  una  bomba  manual  ubicada  a  unos  veinte  pasos  de  la  casa.  Se  asentó  en  la  manija  pensando  que  iba  a  ceder  fácil  pero  se  resistió,   Julio  respiro  hondo  y  se  colgó  de  la  misma,  la  bomba  emitió  un  quejido  desgarrador, repitió  varias  veces  esta  acción  hasta  que  el  agua,  finalmente  broto.  A  las  diez  de  la  mañana  finalmente  llego  Agustín  Garzón,  para  llevarlo  a  conocer  sus  nuevos  alumnos.   Julio  esperaba  un  coche  para  trasladarse,  pero  no  fue  así  Don  Agustín  encaro  por  la  calle.  Mientras  caminaban,  conversaron  sobre  distintas  cosas  Don  Agustín  se  mostraba  mas  afable  que  la  tarde   anterior  y  bastante  interesado  en  las  vicisitudes  de  la  vida  anterior  de  Julio,  seguramente  este  interés  se  debiera  a  que  intentaba  tener  una  imagen  de  la   persona.  Luego  de  pasar  por  varias  casa  Julio  noto  que  los  vecinos  que  el  día  anterior  se  habían  mostrados  reacios  y  algo   violento,  ahora  lo  saludaban  con  una  sonrisa.

  -No  entiendo-.  Dijo  sorprendido  Julio.

  -¿Qué  cosa,  mi  amigo?

  -El  día  de  ayer  esta  gente,  se  mostraba  urania,   desconfiada.  Yo  sentía  como  si  me  fuesen  a  atacar  en  cualquier  momento.

  -Ja, ja, ja-.  Rió  Agustín  mientras  recargaba  el  peso  de  su  cuerpo  sobre  el  bastón.-Mire  debe  entender  usted  que  esta  comunidad  se  encuentra  formada  no   solo  por  gente  que  desea  pasar  sus  veranos  en  un  lugar  cercano  a  la  cuidad  pero  a  su   vez  que  no   le  recuerde  la  misma.  Sino  que  aquí   usted  encontrara  entre  sus  habitantes  permanentes,  gente  que  trabaja  sus  quintas,  otros  que  realizan  sus  tareas  en  los  frigoríficos  y  las  curtiembres  ubicadas  en  la  vera  del  río.  Esta  gente  es  celosa  a  la  hora  de  cuidar  aquello  que  le  alimenta  a  sus  familias.  Por  eso  cuando  llega  un  forastero,  los  cuales  lamentablemente  en  el  paso  han  resultado  ser  en  su  mayoría  oportunitas  que  pretende  quitarle  las  tierras  a  esta  buena  gente,   ellos  se  comportan  distantes,  incluso  yo  lo  hago.  Después  de  todo  soy  quien  inicio   este  lugar  y  por  sus  habitantes,  a  los  cuales  me  debo,  debo  ayudarles  a  defender  su  modo  de  vida.

  Finalmente  llegaron  a  la  escuela,  la  institución  bullía  de  niños  y  madres,  gritando,  riendo,  algunos  hasta  llorando.  De  entre  la  multitud  pudo  distinguir  a  los  dos  niños  que  el  día  anterior  se  habían  reído  de  él.  Los  dos  niños  correteaban  de  un  lado  al  otro  riendo y  empujándose.  La  madre  al  ver  acercarse  a  Julio,  llamo  a  los  niños  de  un  grito,  estos  quedaron  congelados  en  el  aire  y  presurosos  volvieron  al  lado  de  la  mujer.   A  todo  esto  los  niños  no  vieron  al  profesor,  hasta  que  estuvieron  cerca  de  la  madre.  Cuando   lo   advirtieron  ambos  se  retiraron  hacia  atrás  intentando  esconderse  detrás  de  su  madre,  esta  no   les  dio  tiempo  de  huir  los  agarro  de los  brazos  y  los  trajo   hacia  delante.

  -No  tienen  algo  para  decirle  al  señor-. Increpo  la  implacable  madre  a  los  dos  niños. 

  Ambos  increíblemente  iguales,  no   solo  en  su  apariencia  física  sino   también  en  sus  gestos,  bajaron  la  cabeza  y  rascando  con  el   pie  la  tierra  del   suelo.  Tragando  el  llanto  y  los  mocos  que  colgaban  de  sus  narices  al  unísono  dijeron:      -Perdónenos  señor,  por  habernos  reído  ayer  cuando   se  cayó.

  Con  un  gesto  amable  Julio  le  rasco  la  cabeza  a  uno  de  los  niños  y  se  despidió  de  la  mujer  con  una  sonrisa  e  ingreso  al  establecimiento  junto  con  Don  Agustín.

  -Ve  hombre  no   hay  nadie  malvado   aquí-. Le dijo  Agustín Garzón  a  Julio  mientras  le  apoyaba  la  mano  en  el  hombro.-Nuestra  tierra  puede  alimentar  el  cuerpo  de  los  niños  y  usted  alimentara  su  almas.

  Julio  Cevallos  al  fin  entendió  esto   no  era  un  inhóspito  lugar  perdido  en  el  África  negra,    era  una  comunidad  joven  con  ansias  de  crecer  y  superarse  día a día.  Después  de  este  día  Julio  Cevallos,  estuvo  seguro  que  jamás  iba  a  abandonar  a  Pueblo  San  Vicente.

  Fin.

  Autor: Nicolás  Federico  Esteban  Vilaró-Tronfi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada