ornella vilaro

miércoles, 4 de julio de 2012

POLVO BLANCO


                                        

                                     POLVO  BLANCO

  El  polvo  blanco  en  una  villa,  tiene  su  equivalente  al  oro,  pues  gracias  a  él  todos  pueden  olvidar  sus  penurias.  La  tristeza  es  remplazada  por  una  sonrisa  efímera,  pero  firme  y  sincera.  El  hambre  es  olvidada  por  unos  pequeños  momentos.  No  nos  detengamos  en  describir  las  virtudes  de  este  polvo  mágico.

  Este  polvo  si  bien  tiene  lo  que  parecen  ser  virtudes  mágicas,  no lo es,  sino  que  es un  producto  industrializado  obtenido  atravez  de  sencillas  transformaciones  físicas  y  químicas.

  Primero,  pasa  por  un  exhaustivo  control  de  calidad,  donde  se  revisa  que  el  producto  mantenga  sus  propiedades  intactas.  En  segundo  termino,  es  fraccionado  de  acuerdo  a  su  pureza  y calidad,  empaquetados  en  bolsas  de  aluminios  para  que  no   se  contamine.  Aquellos  de  mejor  calidad  es  destinado  a  la  comercialización  directa  en  los  estratos  con  ingresos  económicos  medios  y  altos.  Los  empaques  de  menor  calidad,  son  destinados  a  los  políticos  que  sostienen  acuerdos  comerciales   para  obtener  votos.  En  tercer  lugar   viene  la  distribución  del   material  terminado,  los  paquetes  de  comercialización  directa  son  distribuidos  al  aparo  de  las  ultimas  sombras  de  la  noche,  durante  la  madrugada.  Aquellos  paquetes  de  menos  calidad  los  cuales  yacen  en  poder  de  los  políticos,  son  administrados  y  distribuidos  por  ellos  atravez  de  distintos  subalternos  que  deseosos  esperan  ocupar  y  lucrar  con  la  posición  de  sus  patrones.  En  fechas  puntuales,  ya  sin  la  nescecidad  del  aparo  de  las  sombras  y  junto  a  otros  productos  el  polvo  blanco  llega  a  la  villa,   donde  indistintamente  hombres,  mujeres  y  niños  los  llevan   a  sus  casas.   Siempre  recordando   que  su  proveedor  se  postula  en las  elecciones  que  viene.

  Así  es  como  el  polvo  blanco  llega  a  la  villa  y  hace  su  magia  permitiendo  que  niños  hambrientos   puedan  merendar  aunque  sea  una  vez  por  mes.  Inocentes  de  todo  aquello,  que  le  permitió  estar  sobre  su  mesa  en  una  tasa  caliente.  Solo  sonríe  burlándose  del   hambre  por  unas  horas.


  Fin.

  Nicolás  Vilaró-Tronfi          
                     

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada