ornella vilaro

miércoles, 23 de mayo de 2012

LA HONESTIDAD OBLIGA


 
                                       LA  HONESTIDAD  OBLIGA

  Durante  quince  años  de  carrera,  incluso  antes   de  comenzar  a  ejercer,  Juan  Cruz  siempre  decía,  LA  HONESTIDAD  OBLIGA.  Así  fue,  basó  su  carrera  y  su vida  misma  en  ser  honesto.  En  el  periodismo  era  conocido  por  ser   implacable,  honesto  y  recto,  jamás  dejo  de   dar  una  noticia,   nunca  acepto  soborno   alguno.  Su  periodismo  de  investigación  era  implacable,  trafico,  mafias  y  políticos  deshonestos,  fueron  sus  blancos  habituales.  Adquirió   muchos  enemigos  por  suerte,  nunca  pasaron  de  amenazas.  Por  esta  razón  Juan  Cruz  parecía  creerse  indestructible,  sus  informes  seguían  apareciendo  en   los  diarios  de   todo  el  país,   televisión,  radio  e  incluso  Internet  se  hacían  eco   de  las  impactantes   noticias. 

  Todo  no  fue  un  lecho  de  rosas  para  Juan  Cruz,  pues  las  constantes  amenazas  recibidas  provoco  el  pánico  en   su  esposa,  y  esta  tomo   la  decisión  de  abandonarlo  temerosa  del   entorno  que  la  rodeaba.  La  vida  y  la  carrera  de  Juan Cruz  dieron  un  vuelco,  pues  se  termino  dando  a  la  bebida,  abandono  cualquier  contacto  con  el  resto  de  la  humanidad.  Hasta  tal  punto  se  sumergió  en  el  mar  del  alcohol  y  la  autocompasión,  que  por  hallarse  ebrio  no   asistió  al  funeral  de  su  madre.  Algún  psicólogo  lo  achaco  al  egoísmo  del  hijo  único,  lo  cierto  fue  que  él  se  entero  recién  dos  semanas  después,  en  un  tenue  momento  de  sobriedad.    

  Fue  duro  para  el   otrora  implacable  periodista,   pero  aun  así  pudo  salir  del  vicio,  convencido  de  que  ya  nada  tenia  que  perder  decidió  volver  al  ruedo.   Su  vuelta  fue  impresionante  y  polémica.  Durante  cinco  mese  estuvo  infiltrado  entre  los  operativos  de  una  célula  surgida  de  uno  de  los  cuerpos  disidentes  de  la    policía.  El  primer  articulo  surgido  de  esta,  provoco  la  muerte  de  editor  del   diario,  luego  siguieron  una  serie  de  amenazas  donde  ponían  precio  a  la  cabeza  de  Juan  Cruz.  El  periodista  tuvo  que  huir  de  su  ciudad  natal,  aun  así  su  ex  esposa  fue  acribillada  a  balazos  en  plena  calle. 

  Juan  Cruz  huyo  durante  varios  días  sin  poder  encontrar  donde  estar  en  paz.  Mientras  más  se  internaba  en  el  país,  más  controlado  estaba  por  los  grupos  de  narcotraficantes.  Juan  Cruz  llego  a  la  conclusión  de   que  el  gobierno  ya  no  existía,  los  valores  sobre  los  cuales  se  había  fundado  este  país  estaban  completamente  absorbidos  por  una  nube  de  polvo  blanco.  Desesperanzado,  volvió  a  tomar  la  botella  de  la  perdición,  durante  cinco  años  espero  sentado  en  un  bar.  La  muerte  se  negó  a  encontrarlo  durante  todo  ese  tiempo.  La  sensación  de  no  haber  dejado   huella  en  el  mundo  lo  había  embargado.  No  hay  nada  peor  para  un  hombre  que  no   haber  dejado  marca  en  el  mundo,  ya  nadie  lo  recordaba.

  La  verdad  que  su  muerte  fue  muy  rápida.  El  hombre  de  camisa  floreada  se  sentó  en  su  mesa  pidió  un  trago  de  wishky,  lo   miro  y  tan  solo le  hizo  una  pregunta.

  ¿Y,  SI  DECIDES  VOLVER  A  HABLAR?

  Juan  Cruz  no  respondió,   solo  levanto  su  cabeza  y  le  sonrió.  Con  las  primeras  luces  de  la  mañana  siguiente,  la  cabeza  cercenada  de  Juan  Cruz  amaneció  junto  a  otras,  mirando  al  destacamento  municipal.  Curiosamente  mostraba  una  sonrisa,  sin  gesto  de  dolor  o  temor.   La  mayoría  de  los  transeúntes  no  notaron  este  ultimo  gesto  de  soberbia  y  rebeldía,  tan  solo  optaron  por  agachar  sus  cabezas  para  no  mirar  lo  que el  futuro  le  deparaba  a  ellos.  

 Fin.

Autor: Nicolás  Vilaró-Tronfi


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada