ornella vilaro

martes, 1 de mayo de 2012

VEO ROJO, AMOR




                                              VEO  ROJO,  AMOR 

  Hace dos  años  que  Julieta  y  Omar  se  reúnen  en  el  parque  dentro  de  una  alcantarilla  a  medio  terminar.  Antes,  en  un  principio  eran  muchos  cerca  de  quince  adolescentes  todos  asistían  al  mismo  curso,  tercer  año   del  normal  15. Las  reuniones  eran  mas  bien  lúdicas,  muchos  abandonaron  rápido  debido  a  que  asistían  con  intenciones  algo   mas  románticas,  por  no   decir  sexuales.   Con  el  tiempo  a  Danilo  se  le  ocurrió  gritar  a  viva  voz- Orgía-, ofendidas  y  espantadas  abandonaron  seis  chicas.

  La  adolescencia  es  un  periodo  de  la  vida cuando,   el   ser  humano   comienza  a tener  conciencia  del  mundo  que  lo rodea,  prácticamente   todo  se  presenta  atravez  del  dolor.  La  pasión,  el   amor  y  la   muerte  se  hacen  presente  en  la   vida  de una  persona.  Siempre  párese  cruel  que  la  muerte  se  presente  en  la   adolescencia,  mas  cuando  el  que  muere  es  un  joven  apenas  un  poco  mas  grande  que   un  niño.  Uno  espera  que  los  ancianos  sean  los  que  nos  abandonan,  no  aquellos  seres  humanos  quedan  sus  primeros  pasos  en  el  mundo.   Más  cuando  sucede  con  un  accidente,   como   le  paso  a  Juan  el  novio  de  Julieta.   Todo  paso  muy  rápido  y  de  manera  inesperada  Juan  y  Julieta  se  separaron  del  resto   del  grupo  para  estar  solos  y  conversar  cosas  de  parejas.  Se  acercaron  demasiado  a  las  barrancas  del  río.   Barrancas   inestables,  resbalosas,  muy  peligrosas  nadie  sabe   con  certeza  como  sucedió,  seguramente  Juan  se  quiso  hacer  el   gracioso   y  no   midió   la   distancia   con  el   borde.   Resbalo,  callo  tres   metros  de  cabeza.  Según  dijo   el  medico  esas  caídas  no   suelen  ser  fatales, pero  lo  cierto  es  que  Juan  nunca  puso  las  manos  y  dio  de  lleno  con  su  cabeza  en  el  piso,  partiéndose  el  cráneo.  Julieta    lo   vio  caer,   ella  jamás  se  recupero,  durante  mucho  tiempo  no   hablo,   jamás  volvió  a  hablar. 

   Durante  mucho  tiempo  ninguno  de  los  jóvenes  volvió a ir  a  la  alcantarilla.   Con  el  tiempo  decidieron  volver  a  festejar  la  muerte  de  Juan,  cuando  entraron  a  su  escondrijo  Julieta  ya  estaba  allí  como  si  nunca  se  hubiera  ido  sentada  sobre  almohadones  roídos.  La  fiesta  comenzó,  Vodka,  cerveza,  asido  y  varias  drogas  que  ni  el   nombre  sabían  fueron  los  invitados  de  honor.  El  sexo    enfermizo  y  sin  alma  oficio  de  anfitrión.  Julieta  nunca   participo  miro  sentada  desde  su  trono,  con  su  cabello  negro  cubriéndole  el  rostro.  Los  últimos  seis  abandonaron  la  costumbre  de  la  alcantarilla,  se  fueron  en  compañía  del  arrepentimiento  y  la  vergüenza.

  Solo  quedaron  Omar  y  Julieta,  quienes  continúan  ocultándose  en  la  alcantarilla.  Omar  lo  hace  por  Julieta  no  le  gusta  que  ella  se  quede  allí,  sospecha  que  ella  jamás  se  va,   no   lo  sabe  con  certeza,   solo  sospecha.  Si  ha  notado  que  varios  huesos  han  aparecido  dentro  de  la  alcantarilla.  A  Omar  le  da  miedo  la  lúgubre  actitud  de  Julieta,  pero  se  niega  a  abandonarla.

  Omar  conversa  solo  pues  Julieta  se  niega  a  hablar,  hoy  se  le  ocurrió  estupidamente  preguntar,  ¿qué  se  sentiría  morir?.  Automáticamente,  se  arrepintió,   pero  Julieta  volvió  a  hablar.-Probemos-.  Dijo  ella.

  -No,  no  creo  que  quieras  morirte,  yo  no  quiero  morirme.  Aparte  como  sabría  el  otro  lo  que  el  otro  siente.   No,  no  me  párese.
  -Vamos… no   seria  morirse  enserio.  Seria  llegar  al  limite  y  uno  le  cuenta  al  otro  lo   que  siente.

  Omar  niega  con  la  cabeza,  se  apoya  contra  la   pared,  intentando  salir   en  el   problema  que  se  metió.  Omar  esta  parado  de  espaldas  a  Julieta,  intenta  darse  la  vuelta  y  decirle  que  todo  se  acabo, no  puede  algo  le  inca  la  espalda  dejándolo  sin  fuerzas,  ahogándolo,  escupe  sangre  y  caer  de  rodillas,  siente   como  si  alguien  le  besara  el  cuello,  la  sensación  es  hermosa  y  es  la  ultima que  va  ha  sentir  en  su  vida.  Julieta  hunde cada  vez  mas  el  cuchillo  en  la  espalda  de  Omar,  la  hoja  atraviesa   la  carne,  le  habré  las  costillas,  perfora   el  pulmón,  sigue  camino  hasta  el   corazón.

  Julieta  saca  el  cuchillo  del  cuerpo  de  Omar,  limpia  la  hoja  con  su  lengua.  El  gozo  nunca  es  completo  ninguno   se  lo  dice   que  se  siente.  Bueno,  va  ha  servir  de  algo  le  ahorra  una  semana  de  sustento.  Lastima  ninguno  le  dice  lo  que  se  siente  morir.   Nunca  nadie  le  dice.

Fin 

  Autor: Nicolás  Vilaró-Tronfi                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada