ornella vilaro

viernes, 8 de marzo de 2013

REFUGIADOS



                                             REFUGIADOS                          

   Los  dos  niños  caminan  por  las  embarradas  calles  del  campo  de  refugiados  de  Goma,  el  mas  grande  a  tomado   la  responsabilidad  de  cargar  al  pequeño.  Ambos  se  encuentran  completamente  calvos  es  un  procedimiento  habitúalo  que  se  practica  en  todas  las  personas,  para  evitar  los  piojos  y  demás  parásitos  externos.  Los  niños   ya  no  recuerdan  sus  nombres  entre  ellos  simplemente  se  llaman  hermano.  Los  niños   mas  grandes  los  llaman  de  otras  maneras  todas  humillantes  y  degradantes.  Los  mayores  los  ignoran  por  completo   salvo   cuando   llegan   los  alimentos  y  hay  si  que   son  tomados  en  cuenta  pues  los  golpean  hasta  apartarlos  por  completo.

  El  peso  de  su  hermano  colgado  en  la  espalda,   le  hacen  hundir  las  piernas  en  el  barro  hasta  casi  las  rodillas.  El   pequeño  se  aferra  al   cuerpo  de  su  hermano  que  es  apenas  mas  alto   que  él  y  pesa  casi  lo  mismo.  La  mañana  no  fue  muy  agradable  para  el  pequeño  pues  comenzó  con  fuertes  dolores  en  el  estomago,  le  pidió   desesperado   a  su  hermano  que  lo  llevara  hasta  donde  los  médicos.  Durante  unos  minutos  se  quejo  del   dolor,   mientras  que  su  hermano   quien  lo  cargaba  le  pedía  a  los  gritos  que  se  callara.  Luego  vino  el   silencio.

  Hace  mucho  que  no  oye  a  su  carga  quejarse,  teme  lo  peor  pero no   quiere  detenerse  a  corroborarlo,  hay  demasiado  barro  y  si  lo  baja  para   mirarlo   no   va  a  poder  levantarlo   nuevamente.  Su  madre  fue  clara  cuida  a  tu  hermano   sea  como  sea,  luego  murió   afectada  por  alguna  de  las  múltiples  enfermedades  que  la  aquejaban.   Siente  unos  pequeños  golpecitos  en  el  hombro,  eso  le  da  aliento  quiere  decir  que  esta  bien  y  todavía  tiene  tiempo  de  llegar  a  la  carpa  hospital.  No  aguanta  mas  no  le  dan  las  fuerzas  cierra  los  ojos  y  aprieta  los  dientes,  continua  caminando.  Alguien  dice  algo   que  no  puede  entender,  abre  los  ojos  para  encontrarse  con  una  mano  blanca  y  pálida  frente  a  él.

  Al  fin,  es  uno  de  los  voluntarios de  la  cruz  roja  quien  le  quita  el   peso  del  cuerpo  de  su  hermano.  Cuando  lo  ve  irse  en  brazos  del  medico,  apenas  si  nota  que  este  esta  demasiado  suelto  o  que  la  posición  de  la  pequeña  cabeza  es  completamente  antinatural.   Tres  días  se  queda  sentado   fuera  de  la  carpa   siempre  mirando  a  la  puerta. Tres  días  viendo  entrar  y  salir  gente,   que  por  supuesto  lo  ignoran  por  completo.  Hasta,  que  por  fin  al  cuarto  día  un  medico   joven  y  amable,  aquel  que  se  llevase  a  su  hermano.  Le  apoya  una  mano   sobre  su  hombro  y  mueve  su  cabeza  negando  en  silencio.

  -Tu,  hermano  murió  ayer  pidió  verte  y  no  te  encontramos  con  tanta  gente.

  Indignado,  pequeño  mira  con  odio  al  medico,  resopla  para  no  llorar,  lo  golpea  en  la  pierna  y  se  aleja  corriendo.  Tres  días  en  vela  esperando  alguna  noticia  y  dicen  que  nadie  sabían  donde  estaba.  Él  siempre  estuvo  al  lado  de  su  hermano.  Esa  noche  el  niño   escapa  del  campamento  de  refugiados  de  Goma.  Reclutado  por las  guerrillas  se  vuelve  adicto  a  la  heroína  y  otras  drogas.  Una  noche  completamente  drogado  tomo  un  fúsil  y  comenzó  a  disparar,  sus  compañeros  lo  ultimaron  sin  el   mas  mínimo   remordimiento.

Autor: Nicolás  Vilaró-Tronfi             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada